Flores Editor y Distribuidor, S.A. de C.V.

Calle Cuauhtémoc No. 1405 Col. Del Gas

C.P. 02950, Alcaldía Azcapotzalco, México, CDMX

Tels.: (55) 5556-0590 / (55) 5556-7020 / (55) 5355-1108

NOVEDADES

GUÍA PRÁCTICA PARA LA ELABORACIÓN DE UNA TESIS O PROYECTO DE INVESTIGACIÓN
  • Guadalupe Leticia García García
Al inicio de la elaboración de un protocolo de proyecto de investigación, o en la realización de una tesis, nos encontramos con libros que nos indican claramente qué es un marco teórico o qué es la metodología, pero, por desgracia, pocos nos indican cómo se debe realizar el protocolo que se está solicitando, ya sea para iniciar un posgrado o para culminar una licenciatura. La presente guía lleva al lector, punto por punto, para tal realización, dando las instrucciones que lo ayudarán a conformar su protocolo a través de preguntas, definiciones, comentarios, consejos y ejemplos de cada una de las partes del trabajo de investigación, con ejemplos básicos para licenciaturas o posgrados del área de ciencias sociales y ciencias afines.
Detalles
INVESTIGACIÓN COMPLEMENTARIA POR DELITO
  • José Daniel Hidalgo Murillo
Es importante entender —con todos los demás temas— la investigación en la fase complementaria, especialmente si el proceso es, para muchos abogados, una estrategia de litigio. Esta fase es una etapa de observación, un momento para medir fuerzas, un “interpretar” las intenciones del Ministerio Público, un momento o impace para conocer al imputado y la defensa más favorable al mismo. Por eso, esta investigación complementaria nos puede llevar al juicio o, como suele suceder, al “rendimiento” y, por ende, procurar la “negociación” de un mecanismo alternativo de terminación del proceso. Conviene utilizar en esta fase la palabra, negociación. No está mal que la utilicemos, no está mal que admitamos que la fase complementaria es una fase de negociación. Es, en mucho, un tira y encoge de las partes para conocer hacia dónde colocan sus objetivos. Muchos han dicho que con una vinculación a proceso que sujeta al imputado al proceso, esperar la etapa intermedia para “negociar” puede ser un error, una pérdida de tiempo. Sin embargo, nada está escrito. Muchas veces el imputado “se aferra” a continuar hasta juicio. Muchas veces la experiencia de un buen abogado litigante aconseja vislumbrar los claros y los oscuros del Ministerio Público en este momento procesal para decidir, en definitiva, en etapa intermedia. He explicado en este tercer libro la importancia de la fase complementaria, en especial al procurar que el Ministerio Público no agote la investigación antes del auto de vinculación sino que, por el contrario, sepa trabajar en esta fase complementaria con la trilogía procesal los resultados de un proceso limpio que no abandone el objetivo de esclarecer los hechos para, especialmente, procurar lo que más conviene al imputado y a la víctima como sujetos del proceso.
Detalles
PROCEDIMIENTO MINISTERIAL POR DELITO
  • José Daniel Hidalgo Murillo
¡Qué fase más interesante! ¡Tan estratégica! En efecto, la investigación ministerial por delito es una fase de decisiones esenciales en manos del fiscal del Ministerio Público, quien participa con el defensor del imputado, asesor jurídico de la víctima, en una clara trilogía procesal, con los oficiales de policía de investigación y con los peritos técnicos y científicos, en una clara trilogía de investigación. ¡Un momento de éxito o de fracaso! Hemos vivido el momento del delito y el momento de su investigación por la policía; ahora hemos cerrado el momento de las “grandes” decisiones procesales del Ministerio Público, la víctima y el asesor jurídico. Hemos de superar, para ello, al fiscal que sigue enviando papeles a la policía, con el objeto de comprenderlo en reunión, en foro o en discusión con policías y peritos, para la mejor decisión del caso, y con el asesor y la víctima, para la mejor resolución del conflicto. En este libro he procurado seguir paso a paso los actos del Órgano acusador: cuándo es necesario formalizar, cuándo es necesaria la desformalización, cuándo es prudente archivar, cuándo conviene continuar la investigación y, especialmente, cuándo someter el caso a proceso: judicializar. No podemos negar que el drama del delito enfrenta al imputado con el drama del proceso, a la víctima al drama del daño, a la policía al drama de la verdad y al Ministerio Público al drama de perseguir a un ciudadano que se somete al drama de la jurisdicción. Vamos a brincar al próximo libro para descubrir el drama de las decisiones acertadas o inciertas. Cuando escribí este libro, se publicó la Ley Orgánica de la Fiscalía General, que espero comentar. He dejado mi estudio crítico en la introducción y, luego, a lo largo de lo que aquí he escrito. Me da alegría que la Ley Orgánica no cambiara en nada lo que aquí he escrito, aunque me da pena la crítica que he hecho a los primeros tres artículos de esa ley, mismos que he dejado impresos en la introducción, con la clara finalidad de comprender que, cuando no se entiende una institución, hay que hacerla funcionar contra la ley misma y, después, contra las autoridades que tienen que ponerla en práctica.
Detalles
Flores Editor y Distribuidor S.A de C.V Todos los derechos reservados ©